Envíos a península GRATUITOS a partir de 75€+Info

¡Usar la copa sin morir en el intento!

Para todo en la vida, cuando hay información desaparece el miedo ¡Pues vamos a ello!

¿Cómo ponérmela?

Solo tienes que doblarla como te muestro en la imagen e introducirla. Una vez dentro la mueves un poquito para que se acople bien y no hayan pérdidas.

Poco a poco te acostumbrarás a ponerla bien a la primera. Es corriente que puedas llegar a tocarte tu propia vulva o labio vaginales, momento perfecto para empezar a conocer mejor tu propia anatomía. Si te manchas un poco los dedos descubrirás que la sangre no huele mal y con agua desaparece fácilmente.

¿Cómo la quito?

Solo tienes que pellizcar la parte final de la copa para que entre un poco de aire por la parte superior (verás que nuestra marca cuenta con unos pequeños agujeros para ello) así no hará de ventosa y será muy fácil de sacar estirando.

Si alguna vez te atascas no te pongas nerviosa o contraigas los músculos. Tan solo vuelve a intentarlo. Como pequeño truco en situación extrema puedes meter el dedo índice para enganchar la parte superior y deslizarla. Pero siempre sale con facilidad y no hay de que asustarse.

¿Si me mancho?

Hay un gran miedo a las primeras veces, hasta que aprendes a colocártela puedes manchar algo. Te aconsejo que te pongas un pequeño papel o protegeslip para evitarlo y listo. Todas nos hemos manchado alguna vez usando cualquier método (compresas, copas, tampones, bragas, etc) es normal, pero siempre puedes ponerte un pantalón oscuro el pimer día e ir segura a trabajar.

¿Si estoy fuera de casa?

El único secreto aquí es hacerlo, prueba y verás como te las vas apañado, siempre hay una primera vez para todo y vamos aprendiendo. Algunos trucos que te pueden servir por experiencia:

  • Procura llevar un pequeño neceser siempre en el bolso para los baños públicos. En el puedes meter pequeñas cosas que te hagan sentir más segura:
    • Un paquete de pañuelos: En ocasiones no hay en los aseos públicos. Además la copa se puede limpiar con papel cuando no hay un grifo en el propio aseo y está fuera como pasa muchas veces. Limpia todo con el papel y al llegar a casa ya lo lavarás bien con agua.
    • Un trocito de jabón sólido: Asegúrate de que lo llevas para lavarte las manos por si no encontraras en el aseo.
    • Una compresa de tela: Como recurso por si te entra el pánico. No es corriente que pase pero te hará estar tranquila durante todo el día si es tu primera vez.

No se que hacer si me equivoco de talla

Muy poco probable pero la solución es muy fácil, comprar otra. Si piensas en la cantidad de dinero que te has gastado en compresas y tampones no te será difícil ver lo económico que resulta una copa que te dura 10 años. Aun así sigue las recomendaciones que te ofrecemos y seguro que no fallas.

Comentarios

0 Respuestas a “¡Usar la copa sin morir en el intento!”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


Guardar mi nombre y email para la gestión de futuros comentarios.

Utilizamos cookies propias para el correcto funcionamiento de la página web y de todos sus servicios, y de terceros para analizar el tráfico en nuestra página web. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Acepto